La Bambina Impertinente

La Bambina Impertinente

viernes, 15 de agosto de 2008

Tengo 7 vidas. Ayúdame a vivir bien al menos una



A veces ayudar, no es adoptar, basta con respetar y concienciar. Muchos se alarman porque creen que equiparar los derechos de los animales a los de los humanos es algo menos que sacrílego. Pero se equivocan, no estamos pidiendo el derecho al voto, a una vivienda digna o a la seguridad social... simplemente el derecho a la vida, un derecho iusnatural que no nos corresponde a nosotros darlo o quitarlo, si respetáramos la vida animal, probablemente el respeto al otro vendría de la mano ... muchas de las brutalidades que se comenten contra los animales son propias de la ignorancia y el desconocimiento, del desdén hacia la vida, propia o ajena, y sobre todo de una falta total de visión de futuro ... ¿qué herencia queremos para las próximas generaciones?.
Por fortuna no todo son nubarrones, hay iniciativas que empiezan a contemplar dentro del código penal el maltrato animal y la integración de los animales domésticos en el marco urbano, es el caso de Barcelona y su "Ciutat Vella", zona habilitada para los gatos callejeros, Roma, que ha declarado a los gatos patrimonio bio-cultural o Burjassot, municipio de Valencia que ha prohibido el sacrificio de animales abandonados e impulsa en su lugar la adopción, y por supuesto Suiza, Alemania u Holanda con un riguroso control sobre los propietarios de animales domésticos.

4 comentarios:

janil dijo...

No sabes cuánto me gustó tu post, tus palabras expresan con precisión mis pensamientos, me alegra que lo hayas expresado tan bien, porque estoy hartísima de dar explicaciones a gente que piensa que el amor a los animales está reñido con el amor a las presonas, cuando yo creo que no es que sean complementarios solamente sino que se necesitan uno al otro. Te importaría si me tomo prestado un fragmento de tu texto? (citando tu blog y linqueándote claro).

Gracias por visitar mi blog, porque me dio la oportunidad de conocer el tuyo, que es fantástico. Aerca de Oscar, puedo decirte que hoy mismo hice un post, ya que sois muchas las que habéis preguntado por él...

Muchas gracias y un abrazo!

Amanda dijo...

Me ha encantado tu post. Adoro los animales, me encantan, son mi debilidad, y lo paso enormemente mal cuando veo a uno sufrir, del mismo modo que lo paso mal si veo a una persona sufrir también.
De hecho tengo un segundo gatito en mi casa desde hace mes y medio que vi en mi calle. Lo vi muy mal y no pude resistirme a ayudarle, le cogí cariño y aquí está conmigo como uno más de la familia y bien contenta que estoy (conté la historia del gatito en mi blog, por si te apetece). No me voy a dar de ejemplo, pero la verdad, ojalá todos hiciéramos igual.
Besotes!!

BOMBIS Y BOROMBIS dijo...

Nos han gustado este y otros posts que residen en tu blog. Estamos enamoradas de la magnífica foto que da portada a los textos y que imaginamos que te corresponde de pequeña. Si nos lo permites, queremos visitarte a menudo. Ya te hemos incluido en nuestra lista de huellas.

Cadizfelina dijo...

¡Qué bonito escribes Sonia! me recuerdas mucho a mi hermana Marijose (por algo es la que redacta casi todo nuestro blog). Plasmas muy bien los pensamientos de todos nosotros, también estoy harta de ver cómo la gente compara el amor hacia los animales con las personas, como decimos mi hermana y yo siempre, claro que lo comparamos y de hecho las personas salen muy mal paradas en la comparación.

Con tu permiso, te cojo la foto del gatito con el cartón.