La Bambina Impertinente

La Bambina Impertinente

martes, 29 de abril de 2008

Sapere Aude

¿Desde cuando decir que la sociedad te la trae al palio, mostrarse apolítico, jactarse de no votar o no leer la prensa es "guay"?. A ver, que no es mi tema de conversación favorito, pero eso no quiere decir que no esté entre mis intereses.
Mirad, no me gusta el fútbol, me aburre soberanamente, no sigo la liga nacional ni internacional, ni la prensa relacionada y cuando llega el turno de los deportes en el telediario (que no sé porqué lo llaman "deportes" si sólo es fútbol y cotilleos de fútbol), apago la tele. Claro que tampoco me escucharás quejarme de la cantidad de espacio que abarca el temita en la tele o en la vida social, ni comentar lo que ha hecho o ha dejado de hacer este o aquel jugador, si cobran poco o mucho, bla bla bla.
Sin embargo este desinterés personal no va a afectar ni a mi vida ni a la sociedad en general, así que creo que puedo permitirme el lujo. Me cuesta creer que, no obstante, algunos se permitan el lujo de desinteresarse por la realidad política y social, ya que ese desinterés sí que afecta al funcionamiento del sistema en el que vivimos. No podemos enajenarnos de esa realidad. Respeto todas las posturas, incluido el absentismo, pero no puedo respetar las opiniones que provienen de ese sector. Y no por el contenido de las mismas, sino por la base: ¿si no estás informado sobre algo, cómo diablos te puedes formar una opinión?.
Claro que con la tradición política que tiene nuestro país son muchas las opiniones fosilizadas al respecto; con alegar que todos son unos ladrones o aquello de "los políticos son como los novios, prometen, prometen, hasta que la meten", lo que no recoja el refranero español...
Es cierto que a los españoles le falta costumbre, durante todo el siglo XIX el liberalismo mal entendido de nuestros políticos hizo de la democracia su feudo particular, todo fue inestabilidad y puñaladas traperas, además con más del 80% de la población analfabeta y un sufragio oscilante y limitado, hubo muy pocas ocasiones de ejercer nuestra opinión.
Fue una época caracterizada por el fraude, listas electorales falsificadas, electores sobornados, amedrentados, apaleados, suplantados o arrestados; colegios electorales que cerraban antes de tiempo o se mudaban a lugares inaccesibles y urnas que se extraviaban o se rellenaban con votos falsos. A esto le siguió la gran decepción de la II República y luego la dictadura militar. La memoria colectiva tiene muchas razones para desconfiar.
Pero de este agujero negro no salimos porque sí, se consiguió porque muchos no quisieron seguir con su vidas e ignorarlo, porque no utilizaron el reproche fácil y costumbrista y porque, como ya ha quedado demostrado, no es efectivo luchar contra el sistema estando fuera del sistema. Me niego a creer que las cosas no puedan cambiar y me niego a creer que no haya gente que quiera cambiarlas. Por ello creo que la información es el mejor soporte que puede tener cada una de nuestras voces. Mantenerse neutral puede ser interesante, puede ser una opción, pero el problema viene cuando es una costumbre.
La prensa, los informativos, rara vez son portadores de buenas noticias, cada vez es más raro que sean objetivos, pero, personalmetne, me niego a mirar para otro lado, no pienso poner a dormir mi rabia ni a insensibilizar mi conciencia. Creo que se lo debemos a todos eso países que viven en nuestro siglo XIX, pero eso y porque, lo creais o no, así mis momentos felices son más felices.
Por cierto, este fin de semana se cumplen 200 años del comienzo de la Guerra de Independencia, con ella comenzó nuestro sueño democrático ungido en horror.

2 comentarios:

Marta dijo...

Hola Sonia, muchas gracias por tu comentario en mi blog, me ha permitodo, además, conocer el tuyo que me parece de lo más interesante!
Me seguiré pasando por aquí.

Ah, y mi gata que se planta en mis cuadernos, se llama Zas :)
Tengo otra también, Pelusa, cuya fijación es dormir sobre mi monitor con el rabo, por supuesto, cayendo delante de la pantalla, para regocigo de mi visibilidad...
Por cierto, ese gatito/a durmiendo que tienes... me ha cautivado! Es para comérselo!!

Marco Cornejo dijo...

Sonia te agradesco tu visita a mi blog y espero que lo sigas haciendo.
El tuyo esta muy bueno, sobretodo tus gatos, yo tengo 4, pronto pondré sus fotos para que los conozcas.
Hasta pronto, seguimos en contacto desde nuestros blog.