La Bambina Impertinente

La Bambina Impertinente

sábado, 25 de julio de 2009

Dolorosamente tarde, dolorosamente inútil


Parecía que esto estaba funcionando, la difusión ha sido tremenda y empezaban a preguntar por él. Tenía fecha para hacerse las pruebas veterinarias, todo pintaba bien. Pero Rubito no estaba muy ágil, a pesar del hambre que arrastraba, se desplazaba lento y pasmoso hasta la comida, agotado por el calor y la debilidad física.
Murió atropellado, era una probabilidad que tiendes a alejar de tu pensamiento pero que no por ello deja de existir. Ahora sólo nos queda una verdad rotunda, dejó de sufrir, alcanzó paz y ya no tiene que arrastrar su cuerpecito solicitando ayuda.

2 comentarios:

noë dijo...

LO siento mucho Sonia. De verdad. Solo me consuela una cosa: las cosas son como deben ser, aunque duelan.
Te quedaste un pedacito de Rubito?
Yo si en algún lugar lo tengo presente. Me enamoró Rubito y su historia y si no hemos llegado es por algo.
A veces uno toma una decisión y todo confluye para que así ocurra, así que si ya estaba flojito...poco podríamos haber hecho.

Adiós Rubito. Gracias Sonia.

Marta dijo...

A mi estas cosas me matan... pienso que la vida humana es una mierda, que es la que hace que el mundo sea una mierda.

Si la especie humana se extinguiese, el mundo iría mejor.

:_(