La Bambina Impertinente

La Bambina Impertinente

viernes, 29 de mayo de 2009

Desde mi ventana


Ayer la hora de la siesta acabó en estruendo, y no solo por las reformas catedralicias que parece estar haciendo el vecino de arriba, ayer sobre las cuatro a todo el barrio nos sobresaltó, primero una explosión, después sirenas, gritos y oleadas de curiosos ....

La foto es efectivamente lo que se ve desde la ventana de mi dormitorio, un vecino quiso, infructuosamente, suicidarse con bombo y platillo, dos bombonas de butano y un mechero ... no hay un manual del buen suicida, así que todo acabó en una chamuscada chapuza, en un vecindario con hollín en los pulmones y el sobresalto de lo que pudo ser ...
Lejos de un apunte de telediario, el suicidio es una forma de destrucción que me "arrabbia" especialmente ... sufrí hace tiempo los intentos de dos seres queridos y cercanos y, desde entonces, he pensado mucho sobre los motivos del suicida ... aparcando el halo romántico que literatura, cine y arte le han adjudicado, siempre me ha parecido que para el otro, para el que se enfrenta a los obstáculos, para el que elige seguir bajo cualquier circunstancia, para el que ni quiere ni puede poner fin a capricho, el suicida más que compasión despierta rechazo. Al menos ese fue mi caso, un rechazo casi visceral, por no contar contigo para los malos tragos, por querer con su ida marcar tu impotencia, por rehusar tu ayuda, tu compañía, tu calor ... en definitiva, por abandonarte de la manera más absoluta...

5 comentarios:

Rafael F. Herrera dijo...

Uff!, esto de los suicidas me trae malos recuerdos, un buen amigo mio no paró hasta conseguirlo, pero lo hizo de modo más bucólico, tirándose del viaducto en Madrid...más que rechazo es incomprensión, nunca sabremos que pasaba por su cabeza para querer "quitarse" de enmedio...Anda que vaya barrio el tuyo ¿eh?, un beso guapa.

Nalda dijo...

Tremenda la foto. Como para no asustarse. Siempre he pensado que no sería capaz de quitarme la vida... por eso, también me pregunto qué les motivará a hacerlo.

Un saludito

Marta dijo...

amén

Zepequeña dijo...

Que pasada y vaya miedo, no?

Zepequeña.

Estrella dijo...

Dios! que suxceso tan terrible! y q forma de hacerlo!